Nuestra Mesa 5 de junio, 2017

Desde el 30 de junio del 2015 todos los alimentos y bebidas no alcohólicas deben llevar un etiquetado nutrimental en la parte de enfrente del envase, de acuerdo con lo que dicta la nueva Norma Oficial Mexicana 051.

El objetivo es que el consumidor sepa lo que contienen los alimentos y bebidas no alcohólicas preenvasados que adquiere, de fabricación nacional o extranjera, de acuerdo con la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) y la Secretaría de Economía.

Cuando entró en vigor hace dos años se lanzó una campaña en los medios para informar al consumidor de esta medida; sin embargo, aún no acabamos de entender qué quiere decir cada información que contiene, y realmente para qué nos sirve, o no, en términos de salud.

Dentro de la información nutricional que ahora podemos ver en todos los empaques de alimentos procesados se encuentran:

 

  1. Tamaño de la porción

Indica a cuánto equivale una porción o ración recomendada, normalmente en gramos, y cuántas porciones hay por envase. Sin embargo, el fabricante es quien decide de qué tamaño son las porciones, sin que haya una medida establecida. A esto se suma la confusión que luego se presenta respecto a las porciones que contiene cada envase.

  1. Valor energético

Es la cantidad de calorías contenidas. Este es la información que la mayoría de las personas leemos –y medio entendemos– porque nos han enseñado a contar calorías para mantener un peso saludable. Pero lo que realmente importante es de dónde vienen estas calorías: no es lo mismo 100 calorías de azúcar, que 100 de espinaca.

  1. Grasas

El aporte de grasas viene separado en grasas saturadas y las grasas trans. Este es otro tema que nos han inculcado a través de los años: las grasas son malas y engordan. Pero no es del todo cierto, porque de acuerdo con los expertos hay grasas buenas y malas, aunque no se deben consumir en exceso. La OMS recomienda que sea menos del 30% de la ingesta diaria de calorías, aunque establece que de grasas saturadas debería ser menos del 10% y las grasas trans evitarlas definitivamente.

  1. Colesterol

Este elemento que ha sido satanizado –no en vano– es esencial para todas las células del cuerpo, para fabricar membranas celulares y estrógeno. El 70% de este se produce en el hígado, y el otro 30% lo recibimos de los alimentos. Consumirlo en exceso es malo para el corazón; la FAO recomienda un consumo diario de no más de 300 mg.

  1. Carbohidratos

Así como las calorías, no todos los carbohidratos son malos, todo depende de dónde provengan –mismo ejemplo del azúcar y las espinacas–. Estos nutrientes son los responsables de la energía que necesitamos para vivir, por lo que se recomienda el mayor porcentaje de la ingesta de estos: entre 45% y 65% del total de calorías. Mejor los complejos, que están en cereales, pastas y legumbres, que los que están en el azúcar. En este rubro, se dividen la cantidad de carbohidratos en azúcares y fibra. Mientras más fibra y menos azúcar tenga es mejor.

  1. Sodio

Se refiere a la cantidad de sal o similares que se incluye en el alimento. No es bueno consumirlo en exceso. La OMS recomienda menos de 2 gramos diarios, lo que equivale a 5 gramos de sal.

  1. Lista de ingredientes

Tal vez esta sea la información que más nos sirva, y que mejor entendemos, ya que los fabricantes están obligados a listar los ingredientes en orden cuantitativo decreciente, del que más contenga al que menos. Por ejemplo, si lo primero en aparecer es azúcar, sabremos que es el principal ingrediente del alimento. Lo que debemos saber es que no siempre dice “azúcar”, sino fructosa, lactosa, dextrosa, melaza, jarabe de maíz, almíbar, maltodextrina, jugo de caña… pero todo es azúcar.

 

En resumidas cuentas, si puedes evitar el consumo de productos procesados y cocinar con productos naturales y frescos en casa, mejor.

Relacionadas

Nuestra Mesa

¿Qué es mejor: el maíz blanco o el amarillo?

12 mayo, 2017

En todo el mundo, el maíz blanco se destina para consumo humano y el amarillo para consumo animal y aquí te explicamos por qué se hace esta distinción. Leer más

Nuestra Mesa

Si sigues la dieta mediterránea, ayudarás a cuidar el planeta

15 marzo, 2017

Este tipo de alimentación es Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad desde 2010 no sólo por ser rico y nutritivo, también por representar un estilo de vida equilibrado que nos pone en consonancia con el cuidado medioambiental. Leer más

Nuestra Mesa

Cultivos GM en el mundo

14 mayo, 2015

Más de 18 millones de agricultores los eligieron y el área global alcanzó las 175 millones de hectáreas.Se inició el cultivo de maíz transgénico tolerante a sequía; hay otros desarrollos a nivel mundial. Leer más